domingo, 15 de marzo de 2009

La gente, esa cosa dificil!

La gente.
La gente que me cruzo en la calle.
La gente que me atropella en la calle.
La gente que me lleva por delante en la calle.
La gente que camina como si estuviera sola en el mundo.
Frenan, se cruzan, cambian de dirección como si fueran naufragos
en una isla desierta.
Me enojo con estas cosas. Mucho. No lo puedo evitar.
Les digo: "poné la luz de giro" o "poné la luz de stop"
Soy muy ácida para cerebros tan básicos.
Básicos y letales, porque te pueden hacer matar.
Además de estos cerebros-básicos, también me cruzo
con violentos.
Y no soy la única.
Una vez me pegaron por la ventanilla del subte.
El ultra-violento se bajó corriendo de otro vagón,
vino corriendo por el andén
y me pegó un coquito desde afuera en la cabeza, que si me concentro
me duele.
Ni ahí me concentro.
Ayer me enteré que a una amiga de un amigo le pegaron una piña en la calle,
de la nada, por nada, así como nada.
Prefiero un piropo, aunque nadie me dio a elegir.

2 comentarios:

Sergio Victorino dijo...

Supe el otro día que cuando un tejido celular ocupa todo el espacio físico disponble comienza a morirse. O a matarse, si se trata de tejido multicelular portador de DNI. ¡Oh, enfermedad vil!

Tita dijo...

...yo se amigo que usté me entiende!
Se de sus inconvenientes peatonales con los desparpajos de los puestitos de diarios cuando los incautos se posan al ladito para hablar descomunales pavadas...
sin dejarnos pasar por la vereda, JUSTO A NOSOTROS!!! A usté le parece?
que mal que anda todo e?