miércoles, 1 de abril de 2009

Novedades

La clínica.
Echaron a la más gorda, de las gordas.
Me dio mucha pena porque la más gorda era
muy copada y me daba buenos turnos.
La otra también, además es mas hot y me hace reír mucho.
Más de uno se pone nerviosito con nuestras charlas,
se les ve
en la cara de susto que ponen.
Yo los miro y pienso:
"pobres! con esa cara no pueden ser felices"
"O si?"
Depende de la cara, la felicidad??
De la que vino de fábrica o de la que uno pone??
A veces frunzo el entrecejo:
es que mi tercer ojo hay cosas que no tolera,
los doble-mensajes, por ejemplo.
Cuando recibo un doble-mensaje,
y me pasa desde chiquita,
primero siento el dolor.
En la imaginación,
comparo ese dolor
con la mordida de un vampiro,
al principio,
duele,
porque los
colmillos rompen la piel,
después debe venir la entrega
y por último,
la insensibilidad
para soportar que te digan una cosa,
cuando en realidad,
te quieren decir otra.
Cuando recibo el doble-mensaje,
mi pobre cabeza acostumbrada al hecho tortuoso dice:
"al pan, pan y al vino, vino,
dejense de querer describir lo que no hay
y empiecen a tratar de describir lo que hay"
La parte mas dura es que nunca hay nadie del otro lado.
Solo está eso que exhala humo por la boca,
con gesto de:
"qué rara que es esta chica"
Saludo a la gorda hot,
le prometo mas charlas divertidas.
Ella cómplice me sonríe y me dice:
"dale que va!"
Riendo, me pongo los auriculares y me voy a la farmacia.
No bailo para no asustar a la chusma.

9 comentarios:

Peter dijo...

Brissshhhante!
Cuán hot es la gorda hot? Se me ocurre con música de los Redondos: "Mi héroe es la gran Gorda Hot, que enciende en sueños..."

Vulgar dijo...

El dale que va, me deprime..

cheche dijo...

A mi el dale que va me dio cosita de familiaridad, de sentirme en el living de casa.

Tita dijo...

Peter,
la gordita hot es very hot y algunos se ponen coloraditos al escucharla e...imaginarla!!! jaja!!
Vulgar,
no se me deprima, esta con el sindróme?? La gorda hot es graciosa, no deprimente jeje!
Cheche,
nos conocemos? cosita de familiaridad??? jijiji! (vió Peter?
siempre salen los Redondos!!!)

Gastón Breves dijo...

Iba a decir muchas cosas, pero me quedo con una: la gordura es un doble mensaje. Todo doble.
El dale que va es deprimente si tu vida es un dale que va, Vulgar, caso contrario, es un viva la pepa (y dale con la tía Maruca)

Peter dijo...

"Dale, nomás,
Dale que va
Que allá en el horno
Se vamo' a encontrar!"

-Cambalache, Enrique Santos Discépolo.

A mi me gusta la versión que hace Julio Sosa.
A eso me suena...

Tita dijo...

mmm...mmm... como se repite la tía Maruca...será que a todos nos gustan mucho sus pepas???

Tita dijo...

jajajajaja! mire lo que le gusta a usté don Peter!
Cada vez que leo el nombre "Enrique" me vienen a la cabeza los viejitos de las plazas sentaditos al sol, jugando al ajedrez, me sigue en la imágen, mai frend?
Sabe que el susodicho, creador de Cambalache, tiene un pasaje en la Capital porteña? me encantaria caminar por ahí con usté!

Cristian dijo...

Por suerte aclara usted que la comparación con la mordida de vampiro es en su imaginación. Básicamente porque los vampiros no existen, entonces yo la comparo con un sánguche de milanesa.

Lo que me parece repulsivo es que exista este programa. Pregonaron por la ley de obesidad, solamente para que sus sponsors puedan facturarle a las prepagas. Luego, comprendiendo que la obesidad es una enfermedad, hicieron un programa morboso sobre gente enferma, que cuando no parece que mejora, se la raja.

Prefiero salir al balcón y contar cuántos coches pasan, o incluso imaginar que escupo ácido, como Alien, y apuntarle a los peatones y deshacerlos. Con eso te digo todo.